Sinopsis

Una de las voces más personales del cine quebequés, Robin Aubert, se mete de lleno en el cine de zombis para mostrar cómo los no-muertos aterrorizan una remota zona rural, mezclando estética hiperrealista, humor retorcido e instantes donde la presencia de los muertos da pie a situaciones surreales.